Siglo XX

by Ruiseñora

/
  • Streaming + Download

    Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.

      €8 EUR  or more

     

1.
2.
03:11
3.
4.
5.
03:19
6.
04:24
7.
8.
02:52

about

Psicodelia popular

credits

released November 14, 2016

Composición y ejecución instrumental: Atilio González
Letras y voz: Elia Maqueda


Producción, arreglos, mezcla y masterización: Atilio González
Portada: Alicia Holgado

tags

license

all rights reserved

about

Ruiseñora Spain

contact / help

Contact Ruiseñora

Streaming and
Download help

Redeem code

Track Name: Campo a través
Habrá zaguanes sin portón
doblaos sin luz ni interruptor;

verás rellanos sin pintar
querrás subir, nunca bajar.

Y habrá un tragaluz
que vacilará
no sabremos qué esperar.

Y alguna canción
se te escapará
no preguntes dónde está.

Fulgor de mármol y traspiés,
se oyó la voz campo a través;

Serás la última versión
de mí que habla sin emoción.

Y el encantador
de serpientes va
con la mano por detrás.

Y despertarás
sin querer hablar,
no sabremos acabar.
Track Name: Animal
Ven, animal de ahora, no te escondas más
animal de ahora, ya puedes soplar
como el viento aquel, que viene y que va
hasta el terraplén.

Quiero encontrar al animal
quiero doblar la realidad

Lo sumergí en un vergel
la fluorescencia le hizo bien

Ven, animal de ahora, no te escondas más
animal de ahora, tenemos que hablar
del espacio y de lo que va pasar,
mi triste animal.
Track Name: Altares en el mar
El día que dijo que no
todo el pasado se rompió
bien sabe dios que lo intentó.

Aún recuerda la oración
el canto de la tentación
ya nunca más reza.

Paras de andar
ves el mar
no hay final.

La duda sube por los pies
te quema dentro y sabes que
no puede ser, no queda fe

que te inmunice contra ti
que te consienta ser así
quieres sentir todo.

Paras de andar
ves el mar
no hay final.
Track Name: Hay un huracán
Niña, ven aquí, acurrúcate,
dime qué se ve.

Dime si crecer
también es el fin,
si sabré romper,
si sabré fingir.

Niña, cuéntame lo que el vendaval
te fue a susurrar.

Se acabó el parón,
terminó el compás,
pero el esternón
no sabe contar.

Niña, ven aquí, acurrúcate,
dime qué se ve.

Que ayer me soñé
que en la noche hostil
ya no hay explosión,
ya no hay luz añil.

Niña, cuéntame lo que desde allí
has sabido ver.

Que no hay ser ni estar,
pero en el salón
hay un resplandor,
hay un huracán.
Track Name: Siglo XX
Ya nadie se acuerda del siglo XX,
las casas con cierro que ya no ven;
caminos de tierra, tardes, merienda,
el patio del querer.

Que tras la ventana había un limonero
y llegaba al recreo con un vaivén,
y allí los limones, todavía verdes,
caían a sus pies.

Los veranos eran tremendos, los pueblos,
los pueblos contenían universos infinitos.

Los niños jugaban al escondite
y aquel limonero los vio perder;
ya nadie se acuerda del siglo XX,
tuvimos que crecer.

Aprende conmigo a dormir la siesta,
a reír, desmayarte, a vivir de pie,
amor de verano que escuece dentro,
postillas en la sien.

Los veranos eran tremendos, los pueblos,
los pueblos contenían universos infinitos.
Track Name: La pérdida
Ya no puedo verte y tampoco entender,
nunca olvidaré aquella última vez.

La pérdida se perderá.

Sé que la cicatriz nos deja sonreír;
escucha, hay años que no saben no doler.

Esta sensación no quiere terminar,
hay sueños que se quedan a la mitad.

No tendrás nada más y llorar no valdrá;
huecos que no se van, quedan sin habitar.
Y pensar que quizá esto no sea el final:
te veré otra vez, he aprendido a perder.
Track Name: El primer cuplé
«Dirán de mí que soy de hueso y piel
llevo el vaivén de un aire errante
dirán de mí que un día fui mujer
nadie sabrá si lo hice bien».

Y en el fragor de la señal
caen de pie, no aguantan más.

Mujer de negro y de ciempiés
se revuelve dentro;
mujer de gris, tú no la ves,
tiene un quebranto;
mujer violeta, corre
con paso lento;
mujer turquesa, sé,
sé marea y ven…

Y ante el temor del porvenir
se agarran bien, se dejan ir.
Track Name: Rencillas
Erais un invierno a medias, la curva de este camino
llegaba hasta el esternón.

Hablabais acento extraño, el resol en las canillas
os daba algo de color.

Y al escurrir los trapos salió el sol,
y al apagar la luz llegó el perdón.

Eran finales de marzo, ya ni siquiera os hablabais
a la luz de aquel farol.

Cabezas descolorías, pupilas alucinadas
los versos y el resquemor.